¿Para qué necesito un terapeuta floral?

Estás en:///¿Para qué necesito un terapeuta floral?

Bach nos legó el sistema floral con la idea de encontrar un método sencillo de utilizar y comprender, pero lo cierto es que los matices entre flores son a veces difíciles de discernir. De ahí que la casa Bach, en Mount Vernon, siga impartiendo sus enseñanzas y formando terapeutas año tras año.

Lo cierto es que no hay peligro de equivocarse; el mayor perjuicio posible sería no notar los resultados esperados o, en el peor de los casos, una reacción adversa al alcohol que se utiliza como conservante. Hoy en día existen en el mercado soluciones conservadas en glicerina, para casos de hipersensibilidad o intolerancia al conservante. Pero sería una pena perderse los beneficios de una terapia efectiva y sin efectos secundarios porque no hemos dado con las flores adecuadas.

El otro punto a tener en cuenta es el de la gestión emocional. Las flores actúan como “afinadores”, y, como en el caso de la música, la vibración resuena en nuestro interior y toca fibras sensibles, a menudo ocultas. Esto remueve nuestra conciencia y abre procesos de autoconocimiento, y es ahí donde un terapeuta puede ayudarnos, como un guía en el camino y un apoyo en los momentos complicados. A veces, simplemente necesitamos a alguien que nos escuche, y a menudo es más fácil abrirnos con un desconocido que no es parte de nuestro círculo, porque no nos juzga o su juicio no nos importa.

Considero que un buen terapeuta floral es como un bastón: Debe ser tu apoyo mientras cojeas, pero siempre como una ayuda para que llegues a caminar con seguridad por tus propios medios. Por eso me parece imprescindible detallar las flores utilizadas en cada preparado personalizado. Eso sirve para que nos vayamos familiarizando con ellas y logremos reconocer las relativas a nuestro carácter, y saber a qué flor recurrir en situaciones similares. Pero lo más importante es que nos ayudarán a descubrir y aceptar nuestros fallos, ofreciéndonos una valiosísima herramienta para manejar nuestras emociones y encontrar la paz mental.

Por supuesto, las flores de Bach no pueden –ni deben bajo ningún concepto- sustituir un tratamiento farmacológico. Sin embargo, sí que pueden utilizarse conjuntamente, ayudando a aliviar nuestros síntomas y estimulando nuestra capacidad de recuperación. Incluso pueden evitar que lleguemos a necesitarlo en un alto porcentaje de los casos.

2018-11-14T21:54:30+00:0024/10/2018|Flores|

Leave A Comment

Esta página web usa cookies En Organia utilizamos cookies propias o de terceros para (i) mejorar nuestros servicios y su funcionamiento, así como para optimizar la experiencia del usuario; (ii) y elaborar información estadística. Si continúa con la navegación está aceptando el uso de todas las cookies. Para más información, puede consultar nuestra Política de Cookies. Ok
A %d blogueros les gusta esto: